EL SUPREMO DETERMINA QUE PARA QUE EXISTA VIOLACIÓN NO SE EXIGE PENETRACIÓN TOTAL