REPARACIONES DE UNA VIVIENDA ALQUILADA. ¿QUIÉN LAS PAGA?