LA SENTENCIA DEL TEDH SOBRE EL ‘PROCÉS’