CASO DE ÉXITO: NULIDAD DE LIQUIDACIÓN EN IMPUESTO DE SUCESIONES