¿Debería registrarse la jornada laboral?