CASO PRESTIGE: LA ASEGURADORA DEL BUQUE DEBERÁ PAGAR UNA INDEMNIZACIÓN DE 855 MILLONES POR LOS DAÑOS DE LA CATÁSTROFE.