Atenuantes, Agravantes y Eximentes: qué son y cuándo se aplican