El referéndum 1-O; ¿CATALEXIT?